Los efectos medioambientales de la industria textil

Vaqueros

El Parlamento Europeo reconoce que la industria textil es una de las que más contaminación en el agua ocasiona, transmisiones de gases de efecto invernadero y vertidos. Por ello, la Comisión de la Unión Europea desarrolló en 2021 un nuevo Plan Estratégico para impulsar la economía circular en los productos textiles. 

Esto se debe al impacto medioambiental de la producción textil, cuyos principales datos son verdaderamente preocupantes:

1. Gasto del agua

  • En 2015 la industria textil utilizó 79 millones de m³ de agua para confeccionar ropa.
  • Para fabricar una sola camiseta son necesarios 2.700 litros de agua, es decir, la cantidad óptima de agua que una persona bebe durante 2,5 años.

2. Contaminación del agua: gases de efecto invernadero

  • El sector textil genera un 20% de contaminación en el agua a nivel mundial.
  • Cada año el lavado de ropa sintética origina 0,5 millones de toneladas de microfibras que acaban finalmente en los océanos.
  • La limpieza de materiales sintéticos representa el 35% de microplásticos en el medio ambiente.
  • El sector de la moda genera el 10% de las emisiones de carbono en todo el mundo, más que los vuelos y los viajes marítimos juntos.
  • Cada persona produce casi 654 kg de emisiones de CO2 debido a sus compras de ropa.

3. Vertederos textiles

  • La caída de los precios del sector textil ha provocado el aumento de la adquisición de ropa en un 40%, reduciéndose así su vida útil.
  • Cada europeo compra casi 26 kg y tira 11 kg de ropa al año.
  • El 87% de la ropa usada acaba en vertederos.
  • Solo un 1% de la ropa se recicla a nivel mundial.

La poca reutilización de los materiales textiles se debe en parte a la baja existencia de tecnologías adecuadas para llevar a cabo innovaciones que permitan reciclar y darle una nueva vida a la ropa. En España, hay una empresa que se dedica a ello: Jeanologia, ubicada en Valencia y cuyo propósito es transformar la industria hacia una más tecnológica, sostenible y eco-eficiente.

De este modo, mediante tecnologías láser, ozono, e-Flow, SmartBox y H2Zero esta empresa consigue producir prendas vaqueras garantizando cero emisiones contaminantes mejorando su productividad y reduciendo el consumo de agua y energía. En concreto, según su cuenta de resultados ecológica consiguieron durante 2021 ahorrar más de 18 millones m³ de agua contaminada y casi 84 millones de kg en emisiones de CO2. Esto se debe a su compromiso con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, un propósito que empuja la economía circular hacia el cuidado del medio ambiente, mejorando la sostenibilidad y el bienestar social para progresar y crear un mundo mejor.

Los efectos medioambientales de la industria textil
Scroll hacia arriba